Ciencia El clima El tiempo atmosférico El tiempo en el mundo

¿Qué es el dipolo del océano Índico o ‘El Niño indio’?

Este fenómeno está relacionado con las intensas lluvias de los últimos dos meses en África y con los incendios que llevan arrasando Australia desde setiembre.

Hace unos días la revista Nature advertía de que alguno de los 9 puntos críticos de los que alertaron hace dos décadas los expertos del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) ya estaba activo, lo que hizo saltar todas las alarmas.

La destrucción de entre un 20 y un 40% de la selva amazónica y el colapso del hielo de Groenlandia son dos ejemplos de estos puntos de inflexión que se conocen también como ‘puntos de no retorno’ porque pueden ocasionar cambios irreversibles. Además, como consecuencia de las interconexiones que existen en el sistema climático, pueden producirse en cascada y ser aún más devastadores.

Y sino que se lo pregunten a las 300 víctimas mortales y a los 2,8 millones de afectados por las inundaciones y los deslizamientos de tierra que se han producido en los últimos dos meses en la zona de África oriental.

Toda esta gente ha tenido que huir de sus casas por el exceso de agua, que es precisamente lo que faltaba a unos miles de kilómetros más al este, en Australia, que lleva desde setiembre ardiendo por culpa de una ola de calor que ha provocado numerosos incendios forestales.

Las lluvias han provocado inundaciones y deslizamientos de tierra
Las lluvias han provocado inundaciones y deslizamientos de tierra (Getty Images)

En total, en Australia, se han quemado más de un millón de hectáreas y destruido centenares de casas. Asimismo, el fuego ha acabado con la vida de varias personas y ha situado a especies tan vulnerables como los koalas al borde de la extinción.

Según los meteorólogos, tanto las inundaciones en África como la sequía en Australia están relacionadas con anomalías de temperatura más elevadas de lo normal en ambos lados del océano Índico, donde estas diferencias actúan como un dipolo: el dipolo del océano Índico.

Se conoce también como ‘el Niño indio’ por su similitud con el fenómeno de ‘El Niño’, que es el responsable del aumento de la temperatura del agua superficial y las intensas lluvias que se producen, aproximadamente, cada cuatro años en la parte oriental ecuatorial del Pacífico.

El dipolo del océano Índico tiene tres fases: la positiva, la neutral y la negativa. La fase positiva del fenómeno da lugar a intensas precipitaciones en África que se producen como consecuencia del aumento anormal de la temperatura del agua superficial del Índico a su paso por el continente africano.

En las zonas cercanas a las costas de Indonesia y Australia, en cambio, el agua es más fría, lo que da lugar a un clima más seco y cálido. Durante la fase negativa del fenómeno las condiciones son exactamente las opuestas.

La fase positiva de este año

Es la más fuerte registrada en los últimos 60 años y los expertos temen que se repita más a menudo como consecuencia del calentamiento global

Este año el dipolo del Índico pasa su fase positiva, lo que ha traído la lluvia a África y la sequía a Australia. Pero nadie estaría hablando de ello ahora si no fuera porque el fenómeno se está mostrando más virulento de lo que lo ha hecho en los últimos 60 años por culpa del calentamiento global.

En este sentido, según la Red de Sistemas de Alerta Temprana de Hambruna, durante octubre y noviembre, las precipitaciones en el este de África han sido un 300% superiores a la media registrada en las últimas seis décadas, lo que ha afectado, sobre todo, a Tanzania, Somalia, Etiopía, Kenia, Djibouti y Sudán del Sur. Asimismo, se teme por la posibilidad de que se produzcan nuevas inundaciones en Kenia y Tanzania, aunque también en otros países como Ruanda y Burundi.

En la fase positiva del dipolo del océano Índico llueve más en África y menos en Australia
En la fase positiva del dipolo del océano Índico llueve más en África y menos en Australia (BOM Australia)

En cuanto a Australia, permanecen activos un centenar de incendios en el estado de Nueva Gales del Sur, uno de los más afectados. Sin embargo, lo que más preocupa ahora a las autoridades es un incendio que arde desde hace semanas en el norte de Sydney, pues según los bomberos, es probable que no pueda contenerse en semanas a menos que llueva de forma torrencial.

Fenómenos extremos como este serán cada vez más frecuentes por culpa de la crisis climática. No obstante, hay zonas del planeta que están más expuestas que otras a ellos, como es el caso del Índico, que está más expuesto al calentamiento del agua.

Diferencias con El Niño

Los expertos estudian las características de ambos fenómenos para tratar de mejorar las previsiones

Y es que, a diferencia de lo que ocurre en el Pacífico, en el Índico no hay vientos alisios que distribuyan el calor. Esto, sumado a la gran masa de continente que limita el Índico por el norte, hace que este océano tenga una gran capacidad de retener el calor, lo que hace que aumente su probabilidad de experimentar ‘niños indios’ extremos.

El dipolo del océano Índico ya fue extremo en 1961, 1994 y 1997. De media, los ‘niños indios’ extremos han ido sucediendo cada 17 años, si bien de seguir emitiéndose a la atmósfera tantos gases de efecto invernadero como hasta ahora, estos fenómenos podrían producirse cada 6 años a finales de siglo.

Vía: lavanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *